jueves, 14 de julio de 2011

DISEÑO Y DESARROLLO DE CONTENIDOS PARA CURSOS VIRTUALES


Si se tiene en cuenta que el aprendizaje ocurre a través de las experiencias del estudiante, proporcionadas por las actividades planeadas por el profesor; una vez que se han seleccionado los contenidos y se ha desarrollado el plan detallado de actividades y los procesos de evaluación (diseño pedagógico), la etapa definitiva consiste en el diseño comunicacional y la producción de todos los recursos educativos y didácticos, así como los objetos de aprendizaje que permitirán la interacción y la interactividad de los estudiantes con los contenidos y la actividades de aprendizaje, así como y las herramientas que posibilitarán la comunicación de estudiantes-estudiantes; estudiantes-tutores y estudiantes-otras fuentes de información.


DESARROLLO DE CONTENIDOS

Los cursos virtuales, a pesar distintos de los presenciales, conservan algunos principios de una clase presencial y los podemos encontrar de todo tipo, inclusive de carácter “tradicional” por el enfoque pedagógico con que se desarrollan, aunque se ofrezcan a través de un medio basado en internet o en tecnologías web 2.0

Igualmente, una clase desarrollada con apoyo de las Tecnologías de Información y Comunicación, a través de la web, permite realizar actividades que es difícil, y en ocasiones imposible, llevar a cabo en una clase presencial, tales como laboratorios complejos, simulaciones, etc. Son estas capacidades las que deben aprovecharse al máximo e incorporarlas al diseño y la estructura de los cursos virtuales y posibilitar un alto nivel de interactividad entre el estudiante y el material y una altísima interacción entre los estudiantes y entre estos y sus tutores

Adicionalmente, todas las actividades de aprendizaje en un curso virtual deben ser cuidadosamente planeadas y el material estar muy bien preparado, ser abundante, diverso y suficientemente interactivo que permita al estudiante acceder tanto individualmente, como en grupos (si se trabaja colaborativamente) de forma tal que facilite: 1) al estudiante aprender a su propio ritmos y 2) al profesor dedicarse al acompañamiento, la tutorización y la interacción con sus alumnos.

En este mismo sentido, tanto los contenidos como los materiales deben ser fácilmente actualizados, lo que implica que el diseño de los cursos debe permitir a los estudiantes sacar el mayor provecho posible de las actividades de aprendizaje propuestas, mediante una adecuada combinación de recursos digitales, multimediales y web, apoyados en material complementario y recursos sincrónicos y asincrónicos de comunicación de modo que tanto lo textual como lo audiovisual; lo gráfico como lo verbal; lo textual como lo icónico se combinen armónica, adecuada y estéticamente para hacer del aprendizaje una experiencia enriquecedora, cautivadora y entretenida.

No obstante, es importante tener en cuenta, como lo menciona Adonis Chrysos(1999), que diseñar y estructurar un buen curso virtual es el equivalente a escribir y publicar un buen libro; en el que la calidad no radica en el medio utilizado sino en el contenido, y es el autor quien da esa calidad, pero recíprocamente, las recompensas académicas son altamente significantes, ya que para muchos estudiantes una clase virtual, es la mejor manera de ampliar su conocimiento social y cultural e incluso, en algunos casos es una alternativa más eficaz que una clase presencial.

Lo anterior implica un estrecho trabajo colaborativo entre expertos temáticos, tutores y diseñadores comunicacionales (gráficos, multimedia, web, etc.) a partir del manejo de diferentes enfoques pedagógicos y teniendo como eje los diferentes estilos de aprendizaje de los estudiantes.