viernes, 15 de abril de 2016

LA EDUCACIÓN VIRTUAL



(Lectio Inagural - VI Congreso Internacional de  Experiencias Pedagógicas y Didácticas en Educación Virtual - Universidad La Gran Colombia - Abril 13 de 2016).  https://www.youtube.com/watch?v=LgPFfNTkbfw


una de las revoluciones más grandes del siglo pasado y lo que va corrido de este, es indudablemente el explosivo desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) que nos permiten hoy contar con múltiples alternativas para la interacción entre personas y la interactividad para el  intercambio de información: Internet, telefonía móvil, redes, computadores personales y portátiles, tablets y cuánto dispositivo, aditamento, apps o “gadget”  existe hoy en el mercado para facilitarnos esa comunicación, no solo a nivel local sino a nivel mundial.
 Esto, naturalmente, ha contribuido a que la educación virtual se esté potencializando y cada día se posicione como la mejor alternativa para las personas, que como las modernas, necesitan romper esa barrera del tiempo y el espacio físico para que el conocimiento y la formación llegué a donde se encuentren y acceder a ellos en el horario que más le convenga; es decir, que con la educación virtual la escuela, el colegio, la universidad va con el conocimiento y la formación al lugar en que el estudiante se encuentre y está disponible para él 7 días a la semana 24 horas al día, rompiendo, igualmente, con la tradición presencial que es el estudiante quien debe trasladarse a la Institución para formarse y educarse.
Pero cuando hablamos de interacción, estamos hablando de una relación dialógica y recíproca, que debe ser manifiesta en las mediaciones tecnológicas que se potencian en la educación virtual y que se evidencia en la relación comunicativa que se establece entre las personas. Aquí tenemos un primer punto de convergencia entre las TIC y la el proceso de enseñanza/aprendizaje que se  da en la educación virtual, porque la docencia, como relación dialógica entre estudiantes y profesores, es justamente eso… interacción para desarrollar, generar, compartir o profundizar en el conocimiento.
 Por otro lado, al hablar de interactividad nos referimos a la capacidad que las TIC deben tener para brindar a los usuarios igualdad de oportunidades de comunicación e interacción; de ahí que,  en la actualidad, hay medios o tecnologías que tienen un mayor o menor grado de interactividad y que nosotros usamos o adoptamos dependiendo de nuestros propósitos, necesidades  u objetivos. En la educación virtual esa interactividad debe evidenciarse en los recursos educativos, en las didácticas, en los métodos para enseñar y aprender, en las actividades pedagógicas y en la evaluación, entre otros.
Entonces… Cuando hablamos de mediaciones tecnológicas, en la educación virtual, no estamos hablando solamente de la necesidad de un recurso físico o tecnológico para presentar y distribuir la información, sino de un propósito común que enriquece el proceso comunicativo, como un proceso social que se sustenta en esa interrelación dialógica entre personas que mencionaba antes; es decir, en el desarrollo de las diferentes dimensiones del ser humano: lo cognitivo, lo socioafectivo, lo axiológico, lo operativo, y lo funcional. Aquí tenemos, entonces, otro punto de convergencia que nos proporciona la educación virtual, porque el propósito de la educación es la formación integral de las personas; y eso que significa,…  el desarrollo de los seres humanos en todas su dimensiones.
Fijémonos entonces, que el aspecto más importante que debemos considerar, en la educación virtual, es la responsabilidad social que subyace en ella; razón por la cual, es necesario que su gestión se desarrolle de forma abierta y flexible, con amplia cobertura, calidad y pertinencia, haciéndose cada vez más eficiente en sus funciones y sus fines, así como en los usos de la tecnología: que son cuáles? lo pedagógicos, administrativos, investigativos y de proyección social, con el fin ofrecer alternativas de solución a las necesidades y a los retos del mundo moderno.  Otro punto de coincidencia...
De ahí que, esta VI versión del Congreso Internacional de Experiencias Pedagógicas y Didácticas en Educación Virtual, organizado por El Bachillerato Virtual y la Facultad de Posgrados y Educación Continuada de la Universidad La Gran Colombia, y que cuenta con el concurso de la Maestría En Educación De La Universidad Santo Tomás, la Universitaria Virtual Internacional, el Centro de Investigación Multidisciplinarias de la Universidad del Mar del Plata, la Facultad de Educación de la Universidad de Sao Paulo y la Fundación Juan N. Corpas, reflexionaremos sobre :
- Las condiciones que posibilitan la educación virtual en diferentes niveles
- Las competencias que deben ser promovidas y potenciadas por la educación virtual y cuál debe ser su impacto en la sociedad actual
- Las posibilidades y dificultades afrontan las experiencias investigativas en educación virtual y que herramientas permite la virtualidad a la de proponer y desarrollar proyectos investigativos
 - Es posible compartir y emular prácticas educativas virtuales exitosas en realidades similares o dispares?
Entonces como vemos cuando abordamos el tema de las TIC en la educación o de la educación virtual, debemos preguntarnos en primer instancia qué uso le vamos a dar a la tecnología en el proceso educativo virtual y ese qué involucra el para qué y el cómo la vamos a utilizar y, además de eso, con qué, o sea, cuáles tecnologías de toda la gama de artefactos y sistemas que ofrece el mundo moderno son las que necesitamos. Todo esto inmerso en el  contexto de la globalización y de las dinámicas de cambio que se están dando, tanto en la  sociedad como en las instituciones educativas.
Es aquí donde se encuentra el verdadero desarrollo de la llamada "sociedad del conocimiento", en la que el principal medio de producción ya no es la tierra, ni el dinero, ni el trabajo físico, sino el conocimiento incorporado a las diferentes actividades del hombre. Porque como sabemos, la globalización está intimamente relacionada con la evolución del conocimiento en términos de función, actores y herramientas. Y en la educación se pasó, de un poder basado en tener y difundir el conocimiento, siendo el actor principal el profesor (o sabio), a un poder basado en la cocreación, aplicación y difusión  cooperativa del conocimiento como parte del trabajo,  y en el que los actores son alumnos y profesores que conforman grupos en red altamente competitivos e interconectados, gracias a las Tecnologías de la de Información y la Comunicación y obviamente a la educación virtual.
Lo anterior implica que todas las organizaciones, y de hecho las instituciones educativas, tienen que convertirse en “organizaciones” del conocimiento con estructuras flexibles, abiertas y dinámicas;  abandonar las rígidas jerarquías grupales con niveles bidimensionales de jefes y subalternos, el que ordena y el que obedece, el que enseña y el que aprende, etc., para centrarse en individuos que sean sintetizadores de oportunidades con roles multidimensionales, que promuevan alianzas estratégicas mediante el trabajo colaborativo en equipo, en el que el liderazgo se dé por responsabilidad y el control se haga a través de flujos dinámicos de información y no por autoridad, generando de esta forma oportunidades basadas en el análisis y la reflexión permanente del entorno. Y aquí, desde esta perspectiva, nuevamente…las TIC y la educación virtual tienen un gran potencial para contribuir al mejoramiento de la educación y de los procesos formativos.
La educación ya no se puede entender como la enseñanza institucionalizada que tradicionalmente ha proporcionado el sistema educativo, sino que debe ser un proceso permanente de apropiación, construcción y confrontación de conocimientos que las personas van viviendo a lo largo de su vida mediante la interacción y la interactividad con diferentes contextos culturales y sociales, teniendo como principal herramientas las TIC, para lograr que el estudiante alcance la madurez cognitiva necesaria, para formarlo en hábitos que lo hagan intelectualmente más autónomo y prepararlo, no para manejar  la tecnología, porque ya la maneja, sino para una de las tareas esenciales en el futuro que es: desarrollar la capacidad de convertir esa “materia prima” que es la información en un “producto”  que es el conocimiento. Es aquí donde, otra vez…,  la educación virtual proyecta todas sus posibilidades y su inmenso potencial.
En conclusión, estos fenómenos que he mencionado y otros muchos, deben entonces inducirnos a una profunda reflexión sobre las posibilidades que ofrece la educación virtual, ya que plantean modificaciones de fondo, no en la tecnología, porque esta sigue avanzando y desarrollándose; sino en los procesos de enseñanza y aprendizaje en todos los niveles de la educación, porque tanto el papel del alumno como el del profesor están cambiando progresivamente. Si bien es claro que las TIC favorecen la interacción, el trabajo en proyectos colaborativos, como lo hemos visto,  también es cierto que está modificando las relaciones de la clase y de los alumnos y que estas van más allá de la simple transmisión del conocimiento.
Esto quiere decir que así como las TIC están trasformando todas las organizaciones y todas profesiones, la organizaciones  educativas y la profesión docente son, por excelencia, las que deben marcar la pauta,  básicamente por tres razones: la primera de ellas, porque los alumnos en la actualidad tienen un mayor espectro de capacidades y motivaciones frente a la tecnologías.
La segunda, porque la obsolecencia del conocimiento es más acelerado como resultado, justamente,  de los rápidos cambios tecnológicos, lo que conlleva una gran necesidad de formación y actualización continua del profesorado, que es lo que da pie a la tercera característica: el surgimiento de nuevas competencias para el maestro moderno (Williams, 1998): Obtener, analizar y organizar información; Comunicar ideas e información efectivamente; Comunicarse asertivamente con otras personas; Planificar y organizar actividades; trabajar en equipo;  Resolver problemas; y…. Manejar la tecnología. 
Todas estas razones permiten afirmar que la educación virtual es una necesidad y surge como una alternativa que debe ser priorizada por el sistema educativo para generar nuevos escenarios de innovación pedagógica que permitan la multimediación  de los procesos de construcción, socialización y aplicación del conocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario